Comidas Navideñas. Disfrutar sin remordimiento

Llevo días escuchando frases como “madre mía ahora las fiestas y a comer hasta fartarse” o bien “y ahora la dieta al garete” o “puff y con todas estas comidas luego te sientes fatal”… ¿Te reconoces en alguna de ellas?

Lo cierto es que tenemos en el ideario colectivo que las fiestas de Navidad son fechas de comer y beber hasta “reventar”, pero no tiene por qué ser así. Además, mucha gente hace conductas “compensatorias” que pueden traer graves consecuencias para la salud, como días de ayuno, purgas, etcétera.

Algunos consejos que nos pueden servir para disfrutar de estos días son:

– Come despacio, viviendo el presente y con una alimentación consciente. Recuerda observar tu estómago y detectar cuánta hambre tiene. Decidir qué alimentos necesita el cuerpo en ese momento y en cuánta cantidad. Averiguar cuándo se enciende el sensor de la saciedad para dejar de comer cuando sea preciso. Nadie quiere sentirse demasiado lleno, queréis reír y disfrutar.

– Desayuna con proteína y grasa saludable. Cuando te levantes, y sobre todo si en la cena de la noche anterior has bebido algo más de la cuenta y te has pasado con el turrón y los dulces, tendrás ganas de volver a comer algo dulce. Evita desayunar las sobras de los turrones y dulces de la cena. Puedes desayunar proteína y grasa saludable. Algunas opciones son un yogurt con frutos secos naturales (almendras, avellanas, nueces) o un revuelto de huevos y espinacas y, por qué no, un trozo de carne o pescado. Este desayuno te saciará más y durante más tiempo y no llegarás con tanta gana a la próxima comida.

-Evita realizar conductas de compensación. Olvida el concepto de atracón-ayuno (como de todo sin medida y después paso un día sin comer nada) esto no nos va a ayudar. Lo que tenemos que conseguir es comer sano y de manera equilibrada todos los días y en esas fechas señaladas disfrutar del menú sin remordimientos.

– Realiza ejercicio con normalidad. El hecho de disfrutar unos días de descanso no debe hacer que olvidemos nuestras rutinas a la hora de hacer ejercicio. Si estas fuera de tu ciudad y no puedes ir al gimnasio, siempre puedes decidir dar un paseo después de cada comida. Lo que sea que practiques será bienvenido!

Además, para muchas personas que tienen problemas en su relación con la comida y sus familias, estas fechas pueden ser especialmente complicadas, por ello os dejo un enlace en el que Gema García, psicóloga especialista en TCA, nos da unas pautas de cómo actuar en caso de que esto ocurra en el seno de tu familia.

ENLACE TCA EN NAVIDAD

Recuerda que el objetivo de estos días es disfrutar al máximo de nuestros familiares y amigos. Por lo tanto, no centres la atención solo en la comida.

¡Feliz Navidad!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat