Terapia para dejar de fumar

El consumo de tabaco es la principal causa de muerte prevenible en todo el mundo. Mata a más de 7 millones de personas al año, de las cuales más de 6 millones son consumidoras directas y alrededor de 890.000 son no fumadoras expuestas al humo ambiental (Organización Mundial de la Salud, 2017)
Con respecto a la efectividad de los distintos tratamientos para dejar de fumar, diversas revisiones han encontrado que el Tratamiento Cognitivo-Conductual (TCC), el Tratamiento Sustitutivo de la Nicotina (TSN) y la combinación de ambos tienen efectos beneficiosos en el cese del tabaquismo (Thurgood et al., 2015). Ademas, el manejo de contingencias (MC) y la actividad física han mostrado resultados alentadores indicando que aquellos pacientes que reciben una intervención basada en el ejercicio físico o vouchers para reforzar la abstinencia, alcanzan tasas de abstinencia del 60% en comparación con aquellos asignados a una condición control, que es del 29% (Cooney et al., 2017).

Por ello en este post os voy a contar la terapia que llevo a cabo para el tabaquismo. Como siempre, si tenéis cualquier duda me podéis escribir un comentario al final del blog, o bien poneros en contacto conmigo en cualquiera de los medios que puedes encontrar AQUÍ.
El programa para dejar de fumar tiene una duración estimada de 7 a 8 semanas. Es un tratamiento cognitivo-conductual (TCC), al que he añadido un componente de activación conductual (AC). Actualmente este tipo de programas multicomponentes, se consideran los más eficaces para el tratamiento del tabaquismo (Secades Villa y Fernández Hermida, 2001). Además me apoyo en el uso de la hipnosis como técnica complementaria que potencia los resultados de abstinencia y reduce la sintomatología propia de abstinencia de nicotina (Allen, 2008). Realizamos una reducción gradual de nicotina, ya que no precipita el síndrome de abstinencia habitual que ocurre al dejar de fumar de forma abrupta, favoreciendo así que la persona tenga más confianza y motivación para dejar de fumar. (Dermody y Donny, 2014).
Empiezo con una sesión de evaluación en la que empleo una historia clínica elaborada para evaluar las características sociodemográficas (edad, sexo, estado civil) y clínicas (enfermedades físicas, psiquiátricas…) del/a fumador/a en la línea base. Además evalúo el grado de dependencia a la nicotina, ansiedad y estado anímico previos a la terapia.
Con el propósito de obtener medidas objetivas relacionadas con el consumo de tabaco, utilizo un cooximetro Smokerlyzer de uso individual, para evaluar el monóxido de carbono (CO) en el aire espirado.
Es un programa multicomponente, estructurado en sesiones que incluyen: información sobre el tabaco, contrato conductual a través del cual los pacientes se comprometen a asistir a las sesiones, autocontrol y representación gráfica del consumo de cigarrillos, autorregistros, reducción gradual de la nicotina, (una reducción semanal del 30% de la nicotina, desde la primera a la cuarta semana, y abstinencia desde la quinta sesión en adelante), control de estímulos, estrategias para controlar los síntomas de abstinencia de la nicotina, feedback fisiológico del consumo de nicotina (medido por CO), entrenamiento en conductas alternativas a la conducta de fumar, refuerzo social de la finalización de objetivos y la abstinencia, y estrategias de prevención de recaídas.
Con el fin de mejorar el estado anímico de los pacientes, he añadido un componente de activación conductual (AC) que incluye: técnicas de resolución de problemas, reforzamiento de conductas alternativas, monitorización y programación gradual de actividades potencialmente reforzantes (Barraca y Pérez, 2015; Churchill et al., 2013; Collado et al. 2016). La AC incrementa el contacto de los pacientes con un entorno saludable, incompatible con el consumo de sustancias. Los consumidores se implican en actividades relacionadas con el consumo y tienden a evitar y abandonar las actividades saludables. Así, el hecho de incrementar el número y la variedad de actividades permite a los pacientes recuperar el gusto y disfrute por las actividades que han dejado de lado (Lejuez et al., 2001; MacPherson et al. 2010).
Como ves, se trata de un programa completo, con resultados excelentes, en el que la implicación activa en los resultados se realiza desde el primer día en que tomamos contacto. Te animo a que des el paso, tomes la decisión vital de apostar por tu salud y bienestar.
No dudes en ponerte en contacto conmigo si tienes aún alguna duda que resolver.
Recuerda…

El bienestar empieza aquí!

 

 

Referencias

Allen, R.P. (2008). Scripts and Strategies in Hypnotherapy. The Anglo-American Book Company, Bancyfelin, Carmarthen,Wales.

Barraca Mairal, J., y Pérez Álvarez, M. (2015). Activación Conductual para el tratamiento de la Depresión. Madrid: Síntesis.

Churchill, R., Moore, T. H. M., Furukawa, T.A., Caldwell, D.M., Davies, P., Jones, H., … Hunot, V. (2013). ’Third wave’ cognitive and behavioural therapies versus treatment as usual for depression (Review). Cochrane Database of Systematic Reviews, 10. doi: 10.1002/14651858.CD008705.pub2

Collado, A., Calderón, M., MacPherson, L., & Lejuez, C. (2016). The efficacy of behavioral activation treatment among depressed spanish-speaking latinos. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 84(7), 651–657. doi:10.1037/ccp0000103.

Cooney, J. L., Cooper, S., Grant, C., Sevarino, K., Krishnan-Sarin, S., Gutierrez, I. A., & Cooney, N. L. (2017). A randomized trial of contingency management for smoking cessation during intensive outpatient alcohol treatment. Journal of Substance Abuse Treatment, 72, 89–96 doi:10.1016/j.jsat.2016.07.002

Dermody, S. S., & Donny, E. C. (2014). The predicted impact of reducing the nicotine content in cigarettes on alcohol use. Nicotine and Tobacco Research, 16(8), 1033–1044. doi.org/10.1093/ntr/ntu037

Lejuez, C.W., Hopko, D.R., & Hopko, S.D. (2001). A brief behavioral activation treatment for depression: Treatment Manual. Behavior Modification, 25, 255– 286. doi:10.1177/0145445501252005

MacPherson, L., Tull, M. T., Matusiewicz, A. K., Rodman, S., Strong, D. R., Kahler, C. W., … Lejuez, C. W. (2010). Randomized controlled trial of behavioral activation smoking cessation treatment for smokers with elevated depressive symptoms. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 78, 55–61. doi:10.1037/a0017939
OMS (2017). OMS | Tabaco. WHO. Recuperado de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/

Secades – Villa, R., y Fernández Hermida, J. R. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para la drogadicción: nicotina, alcohol, cocaína y heroína. Psicothema, 13(3), 365 – 380

Thurgood, S. L., McNeill, A., Clark-Carter, D., & Brose, L. S. (2015). A systematic review of smoking cessation interventions for adults in substance abuse treatment or recovery. Nicotine y Tobacco Research, 18(5), 993–1001. doi:10.1093/ntr/ntv127

Escuelas Psicológicas

En psicología encontramos diferentes formas de abordar y por tanto tratar, los trastornos mentales. Es lo que los psicólogos llamamos, corrientes o […]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *