¿Qué es la afasia?

¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno del lenguaje que es consecuencia directa de una lesión cerebral. No debemos confundirlas con las disartrias, pues éstas son trastornos del aspecto motor del lenguaje, es decir, de la articulación y no afectan a estructuras lingüísticas profundas. Tampoco se deben confundir con las disfasias, que aunque comparten características, las disfasias son congénitas, no adquiridas, consecuencia de un trastorno del neurodesarrollo.

¿Por qué se produce?

Las afasias se pueden producir por diferentes causas que afecten las regiones cerebrales especializadas en el lenguaje.
La causa más frecuente es la patología vascular (infartos isquémicos y hemorragias), seguida de la traumática (traumatismos craneoencefálicos esencialmente relacionados con accidentes de tráfico) y de la tumoral (habitualmente gliomas o astrocitomas témporo-parietales).
En procesos infecciosos tales como abscesos temporales, pueden verse también.
En ocasiones, pueden aparecer en la esclerosis múltiple durante su fase aguda, tras un brote.
Por último en la epilepsia, la afasia es una manifestación dentro del síndrome de Landau-Klefner.

¿Qué tipo de afasias hay?

Aunque nunca vamos a encontrar un paciente igual a otro, lo que denominamos afasia pura, debido a que las lesiones son específicas en cada persona y momento, se han clasificado las afasias en función de varias variables. Aquí las definiré por el tipo de lenguaje fluido o no, la capacidad de repetición, denominación y comprensión del lenguaje oral. Así pues, las más conocidas son la afasia de Broca y la afasia de Wernicke, sin embargo os voy a hablar también de la afasia de Conducción, Global, Motora Transcortical, Sensorial Transcortical, Mixta Transcortical y Nominal. ¡Vamos a ello!

Afasia de Broca

La afasia de Broca se denomina también afasia motora y en la terminología de Luria afasia motora eferente. Se caracteriza por un lenguaje poco fluido, el ritmo de palabras o fonemas emitidos por minuto es muy bajo, por lo que produce frases muy cortas, si llega a articularlas (agramatismo).
La repetición de palabras también se encuentra alterada, de manera que los pacientes tienden a repetir menos del material presentado. La denominación (nombrar objetos) se encuentra alterada, pero se benefician de ayudas fonémicas o semánticas.
La comprensión se encuentra relativamente preservada, pero falla en la comprensión de algunos elementos gramaticales relacionales y falla en la comprensión de frases largas que impliquen complejidad de secuenciación.

Afasia de Wernicke

La afasia de Wernicke se caracteriza por un lenguaje fluido, sin embargo comete errores gramaticales, como conjugar mal los tiempos verbales, el número de palabras emitidas por minuto es normal o excesivo (logorrea), pero cargado de neologismos (invención de palabras) o parafasias (sustitución de palabras o fonemas).
La denominación está muy gravemente afectada. Los pacientes no denominan por identificación visual y no mejoran con ayudas fonémicas o semánticas.
La comprensión está gravemente alterada. Algunos pacientes comprenden algunas palabras aisladas y frases simples, otros apenas comprenden nada.
Por último, la repetición se encuentra también alterada, no mantienen el número de silabas presentado y además suelen añadir información irrelevante.

Afasia de conducción

Aunque se trata de una afasia de tipo fluida, no debemos confundirla con la de Werrnicke ya que no se produce logorrea, de tal forma que en muchas ocasiones da la impresión de tener un lenguaje no fluido debido a la cantidad de pausas que hace el paciente al hablar por no encontrar la palabra. Consecuencia de esto, el lenguaje está lleno de parafasias y neologismos.
La comprensión se encuentra preservada y además el paciente es consciente de sus déficit.
Tanto la repetición como la denominación están muy gravemente alterada y los pacientes no consiguen repetir correctamente ni sílabas, ni palabras, ni frases.

Afasia global

Hablamos ahora de una suma de las tres anteriores, de tal forma que en el paciente con afasia global observamos un lenguaje espontáneo de tipo no fluido, con estereotipias. El paciente únicamente obedece órdenes simples y designa algunos objetos. La escritura es prácticamente nula y la comprensión lectora está muy limitada.

Afasia motora transcortical

Se trata de una afasia de tipo no fluido en el sentido de producción de lenguaje, pero no en cuanto a capacidad articulatoria o de melodía. Contrasta la dificultad en el lenguaje espontáneo con la buena capacidad de repetición y con una comprensión prácticamente normal.
La denominación al presentar estímulos es prácticamente normal, aunque algunas veces si el estímulo es de baja frecuencia hace falta dar al paciente alguna pista fonémica o incitarle a que se esfuerce en responder, sin embargo es incapaz de evocar espontáneamente.

Afasia sensorial transcortical

Es una afasia de tipo fluido con parafasias y un lenguaje espontáneo parecido a Wernicke o la afasia de conducción, ahora bien se diferencia de ambas en la buena capacidad de repetición y además también se ve alterada la comprensión.
Es característica la ecolalia de órdenes dadas por el terapeuta, de tal forma que ante ordenes sencillas tipo «levante la mano», el paciente repetirá la orden, pero no la llevara a cabo.

Afasia mixta transcortical

El lenguaje del paciente es de tipo no fluido aunque puede repetir, aparece ecolalia y comprende con dificultad.
Es parecida a la afasia global, pero con conservación de la capacidad de repetición, y por tanto, conservación de una buena agilidad articulatoria

Afasia nominal

La característica principal de esta afasia es la anomia (dificultad para denominar palabras) a pesar de mostrar una relativa buena fluencia, una buena repetición salvo algunas frases largas y complejas y una buena comprensión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *